No es verdad, no nos vencieron,
aún hay luz en el sendero
y yo espero;
y con tus besos enternezco,
en tus brazos amanezco,
nazco al día
y a ese día
con sus gentes pertenezco,
con sus calles y sus risas,
con sus luchas y sus miedos,
con su hambre y con su cielo
caminamos  los senderos.
No es verdad, no nos vencieron.

No es verdad, no nos venció
la traición del que amamos,
no es verdad, no nos venció
la maldad del que odiamos.

No es verdad, no nos venció
el dolor y la ausencia,
no es verdad, no nos venció

esta tremenda inocencia

( 1988)




« Ana