¿ Qué estarás haciendo, en esta hora
en que la tarde se desangra bajo el sol?
¿ Qué estarán rozando tus desvelos,
en este instante en que la rama
del manzano se estremece
y un alado proyectil vuela hacia el Sur?

¿ Qué estarás haciendo
mi pequeño amor prohibido,
acodada en la ventana
de tu frágil juventud?

¿Qué estarán brillando tus pupilas,
terrible océano donde naufrago yo?
¿ qué temblor tendrán ahora tus labios,
en este instante en que en mi alma
algo se rompe, y se escapan los suspiros
hacia donde vives tú; siempre tan lejana,
y siempre esa melancolía
haciendo sombra en la ventana
de tu frágil juventud?

Dime, mariposa,
a esta hora en que las rosas
tienen alas, son mortales,
sueñan tanto como tú;
dime, ¿ dónde encuentro
alguna tarde sin tu sangre,
sin tu ausencia, sin abismos,
sin desvelos, sin dolor?

Dime, mariposa,
a esta hora en que las rosas…

( 1990 )