De no ser por el sol rompiéndose en la aurora,
de no ser por el río estrellándose en las piedras,
de no ser por los sueños, por la brisa,
por la lluvia en las sonrisas.

De no ser por los ojos mirándose a los ojos,
de no ser por las manos tomadas de otras manos,
de no ser por los niños esperando primaveras,
de no ser por las quimeras,
la rabia sería terrible
la rabia sería terrible
la rabia sería terrible

La rabia de poder odiar y no ser quién para olvidar,
la rabia de querer amar y ni siquiera ser capaz de tolerar,
la rabia de tener la edad y no vivir en libertad,
la rabia de tanto rezar
y no tener agallas para reventar

De no ser por el sol rompiéndose en la aurora,
de no ser por el río estrellándose en las piedras,
de no ser por los niños esperando primaveras,
de no ser por las quimeras,
la rabia sería terrible
la rabia sería terrible
la rabia sería terrible.

La rabia de querer morir porque es difícil existir,
la rabia de tanto esperar sin que aparezca
el que nos viene a perdonar,
la rabia de saber hablar y estar obligado a callar,
la rabia de tanto vagar
y no ser más que este momento al azar.

(1981)