De donde vengo es invierno,
Y se nos llueve el calendario
de los pies hasta diciembre.

Allá los viejos se nos mueren
con goteras en las bocas,
mueren de melancolía;
Y los niños desencantan
antiguas princesitas,
o deshojan margaritas.
Por eso traigo esta tristeza
como perro encadenado.

De donde vengo es invierno

Pero en medio de los bosques
los enamorados beben sus labios,
desnudan sus promesas
y cruje la hojarasca.
Luego se duermen juntos
esperando que aparezca el sol
Por el horizonte,
y sueñan lejanías,
y sueñan lejanías,
y sueñan lejanías.

( 1987 )